5 consejos para usar correctamente tarjetas de crédito

Tanto las asociaciones de consumidores como las entidades emisoras de tarjetas de crédito hacen hincapié en el uso correcto de éstas para evitar problemas y sobresaltos futuros. Aunque el límite de crédito suele ser elevado, cada usuario debe hacer uso de ellas según su poder adquisitivo. Por ello, en Credy hemos elaborado este listado con los 5 grandes consejos para usar adecuadamente este método de financiación que, en determinados casos, se puede sustituir también por los microcréditos de nuestro portal web.

5 consejos para usar correctamente las tarjetas de crédito

Conoce bien las condiciones de uso de tu tarjeta de crédito

Las condiciones de uso de tu tarjeta de crédito deben estar bien claras no solo antes de realizar un pago con ella, sino también antes incluso de firmar el contrato con la entidad emisora. Algunos aspectos que no puedes pasar por alto son:

  • El límite de crédito a tu disposición.
  • La cuota a pagar, que en la mayoría de los casos se puede consensuar con la entidad, por ejemplo para estipular una cantidad fija.
  • La periodicidad de las cuotas a pagar, que normalmente se produce cada mes.
  • La TAE que lleva aparejada la tarjeta de crédito.
  • Otras comisiones asociadas al uso de la tarjeta, como por ejemplo sacar dinero en cajeros automáticos.
  • Elabora un presupuesto para usar la tarjeta de crédito
  • En caso de que tengas alguna deuda revisa si tu banco permite tener tarjetas de crédito con ASNEF

El límite de crédito que una entidad bancaria pone a tu disposición con la tarjeta suele ser a veces el doble o el triple de los ingresos mensuales que acredites. Sin embargo, eso no quiere decir que debas hacer uso de todo tu crédito. De hecho, lo más aconsejable es establecer un presupuesto previo de gasto. Si el uso que darás a tu tarjeta es puntual, haz tus cálculos para establecer cuándo la utilizarás y en qué periodo serás capaz de restituir esa cantidad más los intereses. Es fundamental no hacer uso de la tarjeta por encima de tus posibilidades, pues las penalizaciones por impago suelen ser elevadas.

Mantente siempre informado del saldo de tu tarjeta de crédito

Ya sea a través del servicio de Banca Online o en los cajeros de tu entidad bancaria podrás conocer exactamente cuál es el saldo de tu tarjeta y otros datos informativos sobre su estado. Esto es muy importante para que las cuentas te cuadren y no gastes más de la cuenta. También resulta primordial repasar los pagos que la entidad te aplica por mantenimiento y otros conceptos, para saber si se ajustan a lo estipulado en el contrato firmado al inicio.

Utiliza solo una tarjeta de crédito

Uno de los grandes errores de muchos usuarios es utilizar varias tarjetas de crédito. Aparentemente, la ventaja es que tu dinero disponible es más elevado, pero las obligaciones también se multiplican. Además, un comportamiento negativo con tus tarjetas de crédito puede penalizar tu historial crediticio y arrojar una calificación negativa en los informes de riesgos de la Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Para evitar ello, estas son algunas recomendaciones al respecto:

  • Restituye el saldo de tus tarjetas de crédito.
  • Compara las condiciones de unas y otras y quédate solo con la que mejores condiciones te ofrezca, ya sea en cuestión de intereses, flexibilidad o disponibilidad. En muchos casos tendrás que pagar comisiones de cierre, pero te resultará conveniente en comparación con el ahorro futuro que te reportará.
  • Si necesitas más dinero disponible, ponte en contacto con la entidad de tu tarjeta de crédito y negocia un aumento del límite de crédito.

No aplaces demasiado los pagos

Otro error habitual de los usuarios de tarjetas de crédito es aplazar demasiado los plazos, lo cual es solo una forma de engañarse a sí mismos y de aumentar los gastos por comisiones, pues a más cuotas, mayores costes acumulados. Como decíamos en el primer consejo, cada usuario puede establecer su propio presupuesto y calendario, pero una buena práctica puede ser cumplir con la devolución de una determinada compra en los siguientes dos o tres meses.

En realidad, si tienes capacidad de devolver esa compra antes de los 30 días siguientes, puede que te resulte más conveniente solicitar un préstamo personal en línea. De esta manera, el usuario queda libre de ataduras una vez que se devuelve el importe y los gastos de gestión. En cambio, en ocasiones las entidades bancarias fraccionan la amortización del crédito por periodos demasiado largos.

En Credy tienes acceso a hasta 750€ con nuestros préstamos rápidos, con la gran ventaja de que puedes devolverlo de forma rápida, incluso al día siguiente de haberlo recibido en la cuenta. Este hecho es muy interesante para solucionar problemas de liquidez muy puntuales, algo que resulta más complicado con una tarjeta de crédito, pues implica grandes papeleos y una relación contractual de larga duración con el banco. 

Con Credy no hace falta firmar contratos, no hay comisiones de apertura ni de cierre y no se exigen otros compromisos que implican permanencia.

¿Estás listo para obtener tu préstamo al instante?

¡Consigue tu dinero ya!