Comparativa préstamos personales

Las diferencias entre los préstamos personales online y los tradicionales (los que otorgan bancos y entidades de crédito) son numerosas y de gran importancia. En este artículo te presentamos una comparativa de préstamos personales en relación a aspectos tan fundamentales como la cantidad y plazo, los intereses, la documentación, la tramitación y el perfil de cliente.

Comparativa préstamos personales

Forma de solicitarse

La primera gran diferencia entre estos dos tipos de préstamos personales es la forma de solicitarse y tramitarse. Lo que define a los créditos online es, precisamente, que se pueden tramitar por Internet, mientras que los préstamos personales tradicionales se solicitan de manera presencial en la mayoría de los casos, a pesar incluso de que la entidad bancaria disponga de servicio de Banca Online.

En este sentido, la balanza se inclina ya hacia los préstamos online por sus grandes ventajas: se puede realizar desde casa, desde el trabajo, desde la calle con un smartphone… Además, en estos tampoco hay limitación horaria, mientras que en los créditos clásicos hay que respetar el horario de apertura de la oficina bancaria. Por ello, a los créditos por Internet también se les llama Créditos 24 horas, pues siempre están abiertos.

Cantidad y plazo de devolución

Otra gran diferencia entre ambas formas de financiación personal es la de la cantidad de dinero y el plazo. Mientras en los créditos tradicionales las cifras son muy elevadas, superiores incluso a los 10.000€, los créditos online manejan cifras más accesibles. Por lo que respecta al plazo de devolución, los bancos suelen organizar un calendario de amortización con numerosas mensualidades, mientras que en los préstamos online esa devolución se realiza de una sola vez y sin dilatar demasiado el proceso.

Las condiciones que Credy.es da a elegir en sus minicréditos rápidos son entre 50€ y 750€ para la cantidad prestada y entre 1 y 30 días como plazo de devolución. Esto hace que a los créditos online se les añada el prefijo ‘mini’ para definirlos.

Comparativa de préstamos personales en cuanto a intereses

La gran consecuencia de los largos calendarios de amortización que hay que seguir para devolver un crédito tradicional es que de esa forma se pagan muchos intereses: las primeras mensualidades son casi exclusivamente intereses del propio préstamo, que siguen pagándose en el resto de cuotas. A ello hay que sumar otros gastos asociados como la comisión de estudio, la comisión de apertura, seguro de protección de pagos, gastos por formalización de avales, etc.

En cambio, con los minipréstamos personales online como los de Credy los gastos se reducen a la gestión, sin comisiones de apertura ni otros desembolsos asociados. Este hecho no solo supone un ahorro de dinero para el cliente, sino que además le libera de ataduras a lo largo del tiempo, unas ataduras que el prestatario de un crédito tradicional sí sufre mientras dura su calendario de pagos.

Documentación necesaria

Otra diferencia no menos importante es la de la documentación necesaria para pedir un préstamo. En los tradicionales, a mayor cantidad solicitada mayor número de documentos requeridos. Algunos de ellos son:

  • Contrato de trabajo con nómina fija.
  • Avales de terceras personas o avales bancarios que respondan ante supuestos impagos.
  • Relación del patrimonio personal del prestatario
  • Contrato de alquiler para inquilinos o escritura de la vivienda para propietarios.
  • Recibos de consumos domésticos, como luz y agua.
  • Extractos bancarios para comprobar el saldo medio de la cuenta durante los últimos meses.

Nada de esto es necesario en los préstamos personales online de Credy.es. Las trabas burocráticas no existen y los únicos datos personales que se deben facilitar son los del formulario de solicitud, tan básicos como nombre y apellidos, dirección personal, situación laboral o número de cuenta bancaria, necesario para poder recibir correctamente el minipréstamo.

Quién lo puede solicitar

Por último, otra diferencia fundamental es quién puede solicitar un tipo u otro de préstamo personal. En los créditos tradicionales, las exigencias son muy altas, principalmente en lo que respecta a una nómina fija con ingresos elevados y un historial crediticio impoluto. Es decir, que las personas que formen parte de ASNEF tienen la puerta cerrada a esta forma de financiación.

En el caso de Credy.es, prácticamente cualquier persona mayor de edad puede solicitar uno de nuestros minicréditos. De hecho, el ratio de aceptación de solicitudes que manejamos está en torno al 90%. Con nosotros no hace falta tener trabajo fijo sino más bien unos ingresos periódicos demostrables. Además, el hecho de estar registrado en alguna lista de morosos como ASNEF, FIJ o RAI no es un impedimento para acceder a nuestros créditos online.

Por tanto y a modo de resumen, la facilidad en la solicitud, las condiciones más accesibles, los menores intereses, la ausencia de trabas burocráticas y la universalización son las principales ventajas que tienen los préstamos personales online frente a los créditos personales de bancos y entidades financieras tradicionales.

¿Estás listo para obtener tu préstamo al instante?

¡Consigue tu dinero ya!