¿Qué es un descubierto bancario y cómo solucionarlo?

Seguramente hayas escuchado ya este término: el descubierto bancario. Y puede incluso que lo hayas experimentado en tu propia cuenta corriente. Si no sabes qué es exactamente este concepto económico, en este artículo te contamos en qué consiste y por qué se produce, además de informarte de cuál es la cuantía de este gasto y cómo solucionarlo. Y no te preocupes: no tiene nada que ver con la seguridad ni con la privacidad de tu cuenta.

Un descubierto bancario es aquella situación que se produce cuando los fondos de una cuenta corriente son inferiores a 0€, es decir, que son negativos. Lo que popularmente se conoce como números rojos. Ante esta situación, el banco aplica comisiones y gastos de diferente índole, como penalizaciones, por lo que lo más recomendable es evitar que esta situación se produzca o, en el peor de los casos, que dure lo menos posible.

Qué es un descubierto bancario

¿Por qué el descubierto bancario supone un gasto y qué cuantía tiene?

El descubierto bancario acarrea gastos para el cliente porque en realidad también supone un gasto al propio banco: al no haber fondos en la cuenta, la entidad bancaria tiene que responder con sus propios fondos para hacer frente al recibo o compra correspondiente. Y después se lo repercute al cliente con intereses y comisiones, que suelen ser bastante altas.

Aunque cada entidad tiene sus propios baremos, el coste del descubierto bancario tiene un tope, establecido por el Banco de España: la TAE de dicho descubierto no puede ser superior a 2,5 veces el interés legal que tenga el dinero en ese determinado momento, según la tabla de tipos indicada por esta institución. En 2016, el interés legal es del 3,00%, por lo que el coste total no puede ser superior a 2,5 x 3,00% = 7,5% TAE. En cualquier caso, el banco también puede cobrar otros gastos relacionados. Por ejemplo, el coste por reclamación de posición deudora, que suele rondar en la mayoría de los casos los 30€ por reclamación.

Cómo evitar un descubierto bancario

La mejor forma de evitar que se produzca un descubierto bancario es la prevención. Para ello, estas son algunas buenas prácticas que puedes llevar a cabo para que en tu cuenta nunca haya números rojos:

  • Controlar periódicamente los fondos de tu cuenta: puedes echar un vistazo a tus movimientos online a diario o actualizar tu libreta cada semana, si aún sigues utilizando este sistema de control.
  • Conocer a fondo cuáles son tus gastos cada mes: qué recibos tienes, qué importes suelen generar, qué día del mes se suelen cargar en tu cuenta, etc.
  • Mantener un remanente en la cuenta, que te servirá de colchón cuando se produzca un gasto inesperado o más elevado de lo habitual.
  • Establecer con el banco ciertas ‘líneas rojas’: por ejemplo, no cargar ciertos gastos (tarjetas de crédito, recibos, etc.) cuando no haya fondos en la cuenta corriente. En cualquier caso, infórmate bien de sus consecuencias, pues esto puede acarrear otros inconvenientes independientes al descubierto, como que una compañía de servicios inicie los trámites para incluir tus datos en listas de morosos como ASNEF, cosa que podría dificultar tu acceso al crédito estando en asnef.

Si no se cancela de forma rápida, ese descubierto va a ir generando intereses de demora que, al cabo del tiempo pueden ser realmente onerosos. El banco deberá dar detalle del cargo que se aplica al cliente con motivo del descubierto a través de un documento de liquidación. Además, si esa situación se prolonga durante más de un mes, el banco deberá informar más a fondo al cliente, comunicándole detalles como el tipo deudor o las penalizaciones que acarrea.

Descubierto en cuenta: algunas recomendaciones

Suponiendo que ha quedado claro qué son gastos de descubierto, os queremos ofrecer esta serie de consejos para que evitar una situación similar la próxima vez. Y es que de los errores se aprende, por eso te aconsejamos que sigas estas recomendaciones para evitar otra situación de saldo al descubierto.

  • Presupuesto: contar con un presupuesto familiar y llevarlo a cabo fielmente es la mejor manera de evitar situaciones de descubierto en cuenta. Ahora contamos con todo tipo de herramientas ofimáticas que nos sirven perfectamente para marcarnos un presupuesto real y adaptado a nuestra situación.
  • Negociación con la entidad bancaria: si piensas que vas a sufrir un descubierto en cuenta, lo mejor es que avises al banco e intentes negociar con la propia entidad. Siempre va a ser mejor un aviso como éste a un descubierto en cuenta imprevisto.
  • En el caso de las empresas: además de establecer un presupuesto acorde a las posibilidades de la tesorería de la empresa, debemos establecer días concretos de pago con nuestros proveedores. Si esos descubiertos en cuenta vienen dados por una estructura financiera descompensada, será mejor volver a reorganizar eso. Por ejemplo, una solución podría ser recapitalizar la empresa a partir de fondos propios.
  • Línea de crédito: en ocasiones, nos merecerá la pena una línea de crédito en lugar de pasar por este tipo de situaciones y evitar así cualquier descubierto. Eso sí, el uso de una línea de crédito sólo debe hacerse cuando sea estrictamente necesario y como última solución.

Cómo solucionar un descubierto bancario

Si ya es demasiado tarde para prevenir el descubierto y te encuentras con saldo negativo en tu cuenta bancaria, lo que deberás hacer inmediatamente es ingresar dinero en dicha cuenta para deje de estar en números rojos. Para ello, puedes transferir fondos procedentes de otras cuentas, ingresar efectivo o incluso fondos procedentes de algún otro producto financiero que tengas contratado con ese banco. En todos los casos, infórmate de los gastos relacionados que pueden generar esos otros movimientos.

Más allá de ello, una solución que siempre está disponible es solicitar un micropréstamo online en un sitio web independiente al banco, como Credy.es. Las ventajas de recurrir a ello son principalmente:

  • La cantidad que se puede solicitar con un crédito online es lo suficientemente alta como para cancelar la mayoría de los descubiertos bancarios. En Credy.es podrás solicitar hasta 750€, aunque si el descubierto no es muy elevado podrá ser suficiente nuestra cantidad mínima: 50€.
  • El dinero se recibe de forma prácticamente inmediata, en un plazo de unos 10-15 minutos en la mayoría de los casos, por lo que el descubierto puede quedar cancelado muy rápidamente, algo muy importante para reducir las comisiones de penalización, pues la mayoría de bancos inician a cobrarlas a los 3 ó 4 días.
  • La devolución del crédito se puede posponer hasta 30 días: ese es el plazo máximo en nuestra web, periodo en el cual da tiempo a cobrar una nómina atrasada o a recibir los fondos procedentes de otras fuentes de ingresos, como pensiones o prestaciones por desempleo.

¿Estás listo para obtener tu préstamo al instante?

¡Consigue tu dinero ya!